GRUPOS DE RIESGO

Mayores de 60 años, embarazadas y personas con patologías crónicas deben reforzar las medidas de prevención.

     

    • Reforzar las recomendaciones de prevención de infecciones respiratorias:
      • Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón o alcohol en gel.
      • Toser o estornudar sobre el pliegue del codo o utilizar pañuelos descartables.
      • No llevarse las manos a la cara.
      • Ventilar bien los ambientes de la casa y del lugar de trabajo.
      • Desinfectar bien los objetos que se usan con frecuencia.
      • No automedicarse.
      • En caso de presentar síntomas, aunque sean leves, consultar inmediatamente al sistema de salud, siguiendo las recomendacioneslocales , para saber cómo hacer correctamente la consulta. Ejemplo: 107 en CABA, 148 en Provincia de Buenos Aires, 0800-222-1002 a nivel nacional.
      • Minimizar las actividades sociales, fundamentalmente lugares cerrados con concurrencia importante de personas.
      • Consulta inmediata ante la presencia de fiebre y síntomas respiratorios (tos, dolor de garganta o dificultad respiratoria), no automedicarse, no subestimar ninguna manifestación clínica, seguir las recomendaciones de la jurisdicción en la que reside en relación con la modalidad de consulta. Se recomienda que sea a través de la atención a telefónica para disminuir el riesgo y organizar la consulta posterior.
      • Recibir la vacuna antigripal y el esquema secuencial contra el neumococo según recomendaciones nacionales.
      • Postergar viaje a áreas de transmisión de coronavirus.
      • En el caso de personas residentes en instituciones para personas mayores, se recomienda evitar las visitas de personas con síntomas respiratorios y quienes hayan estado en lugares de transmisión viral en los últimos 14 días.

     

    SÍNTOMAS

    Los síntomas más comunes son fiebre, tos y dolor de garganta. En algunos casos puede provocar dificultad respiratoria más severa y neumonía, requiriendo hospitalización.

    Puede afectar a cualquier persona, principalmente a adultos mayores de 60 años y personas con afecciones preexistentes (como hipertensión arterial, diabetes, etc.).